---

Baul Teatro

---
Home / Festibaules / Historia
A+ R A-

Hiistoria

Los Festibaúles nacen en 1993 en la ciudad de Monterrey.

Los primeros 3 llevaron por nombre Jornadas y sirvieron como diagnóstico en varios sentidos, el primero de ellos para ver el panorama local de creaciones dirigidas a los niños, el segundo y tercero, nacional e internacional respectivamente sirvieron para ir conociendo la propia capacidad de gestión y convocatoria de la compañía Baúl Teatro y diagnosticar el interés de la comunidad en apreciar espectáculos de títeres, tradición que en ese entonces no tenía arraigo en nuestra región.
A partir del cuarto realizado en 1997 se comienza a llamar Festibaúl y desde esa emisión hasta el 2000 el enfoque estuvo centrado hacia la comunidad con la programación de funciones y con la participación de 4 a 5 grupos foráneos que permanecían en la ciudad 2 o 3 días de acuerdo a la programación de sus funciones.

Del 2001 en adelante el Festibaúl vuelve sus ojos más hacia la profesión y el gremio y realiza como eventos paralelos los Encuentros de titiriteros. El número de participantes y espectáculos se multiplica, vienen observadores para participar de los talleres de profesionalización y todos juntos permanecen durante una semana en la ciudad lo que permite el intercambio, el crecimiento y la sinergia entre varias compañías de diferentes puntos de la república.

Esta convivencia centrada en el trabajo con una programación exhaustiva de actividades obligatorias para todos los asistentes como fueron las mesas de análisis, reflexión y crítica y los talleres de profesionalización se volvieron el sello y referente del evento a nivel nacional además de que básicamente siempre se le ha dado prioridad a la presentación de espectáculos nacionales a diferencia de otros festivales de títeres que se organizan en México cuya  carta fuerte es la programación de espectáculos extranjeros con poca cabida de mexicanos.
En el 2008 y 2009 el giro del Festival, sin dejar de lado la convivencia y el intercambio, se dá hacia la reflexión y el rescate de nuestra memoria histórica más que a la capacitación, se programan sesiones de ponencias sobre temas específicos: las titiriteras mexicanas y 50 años de títeres en México respectivamente, los cuales fueron abordados con el mayor profesionalismo y una investigación rigurosa por parte de los invitados. Las ponencias del 2008 y del 2009 ya se han publicado en la revista Teokikixtli  de los años 2009 y 2010 .
El Festibaúl es ya un referente obligado a nivel nacional e internacional. A través de los años ha presentado 6 grupos españoles, 8 latinoamericanos, 28 de la provincia mexicana, 11 del DF y 26 compañías locales y ha llegado a más de 100 000 espectadores en un evento popular generador de integración social y cultural, con una diversidad de público que sabe disfrutar del objetivo fundamental: fomentar el arte del teatro de títeres y crear un lugar de encuentro e intercambio entre compañías y ciudadanos del mundo.

Monterrey se convierte, así, en la ciudad de los títeres por excelencia, por ser la única que cuenta desde 1994 con un Museo Teatro “La Casa de los Títeres” con programación permanente a lo largo del año y con los Festibaúles, evento puntual que permite a los espectadores ver propuestas escénicas de diferentes partes del mundo pero sobre todo de distintas regiones de nuestro país.

Y es que el teatro es el arte del espectador, de la atención, de la mirada compartida, como dice Eugenio Barba, y el Festibaúl no existiría si no es por la fidelidad del público, por el prestigio profesional y artístico y por su trascendencia, confianza y apoyo de la sociedad.
Para los que saben que ni el cielo es el límite, para los que pretenden una mirada distinta y compartida, para los que viajan sin fronteras en su imaginación, para los que están en la búsqueda de ser más humanos, el Festibaúl  está abierto en el Norte de México para compartir con los otros la posibilidad de contrarrestar la deshumanización.